Cartel del debate sobre la Pista de Las Hiedras

Debate sobre la Pista de Las Hiedras

El pasado día 18 de enero, en la AA.VV. Las Mercedes, se celebró el debate “¿Es necesario el hormigón para la movilidad en la Naturaleza? Pista de las Hiedras” sobre la polémica obra que ha realizado el Cabildo de Tenerife en la citada pista, situada en el Parque Rural de Anaga, para adaptar un tramo de 850 m con el fin de facilitar el acceso a las personas con discapacidad.

La mesa del mismo estuvo compuesta por Miguel Pérez Carballo, presidente de la Asociación de Amigos de La Cañada Lagunera; José Miguel Molowny, arquitecto y exconsejero de Medioambiente del Cabildo de Tenerife; Lázaro Sánchez Pinto, exdirector del Museo de Ciencias Naturales de Tenerife; Eustaquio Villalba, portavoz de ATAN (Asociación Tienerfeña de Amigos de la Naturaleza); Humberto Domínguez, vicepresidente de la Federación Tinerfeña de Montañismo y Sebastián Gil, presidente del Club Montañeros de Nivaria.

Moderó el debate el doctor en Geografía José Juan Cano.

Componentes de la mesa del debate sobre la Pista de Las Hiedras

En el debate participaron asociaciones vecinales (algunas verbalizando a favor de las obras y otras en contra), grupos de montañeros, senderistas y personas sin filiación a ningún grupo que manifestaban su oposición a la actuación del Cabildo, entre ellos Montaña Para Todos.

El sendero se ha dividido en dos tramos: por un lado, se ha habilitado para el tránsito de vehículos y, por otro, se ha construido una “acera” para el disfrute del paseo de las personas con discapacidad. Con la finalidad de que el sendero sea accesible se ha utilizado hormigón y se ha recubierto con un material terroso que ayuda a camuflar el hormigón suavizando el impacto visual en el medio natural del lugar y, además, se ha realizado un muro de contención en parte del camino para protegerlo de posibles desprendimientos.

El tramo de la obra en cuestión está ubicado al inicio de la pista situado en la carretera en dirección a Los Batanes, más concretamente a la derecha de una curva, si nos encontramos en dirección al Batán. Actualmente, la entrada se encuentra cerrada por una valla metálica de obra que impide el paso porque todavía se está trabajando en ella. Desde esa valla se puede ver un camino embarrado que conduce a la parte accesible que han habilitado y que coincide con la zona que se empleará para el aparcamiento.

Cartel que anuncia la obra

Valla que impide el acceso a la Pista de Las HiedrasExcavadora que se está utilizando en la obra
 

 

 

Teniendo en cuenta las diversas aportaciones que se realizaron en el debate y la realidad de dicha obra, se nos plantean varias cuestiones: en primer lugar, si antes de llegar a la parte accesible de la pista hay que atravesar la zona de aparcamiento, que es escasa y estrecha, ¿cómo va a llegar una persona en silla de ruedas, muletas o andador hasta la parte accesible si primero tiene que sortear a los vehículos que estén estacionados? Deberá entonces transitar por el lado libre expuesto a ser atropellada por los coches que circulen por allí y cuyo terreno cederá hasta que llegue a ser intransitable, el mismo problema lo tendrán las personas que no tengan discapacidad. Lo peor vendrá en época de lluvia cuando quede enterrado en el barro.

Por otro lado, y estando ya en la “acera” ¿saben que no es un terreno llano, sino que tiene un desnivel del 3%? Sobre este punto, cabe resaltar la intervención de un deportista, usuario habitual de silla de ruedas, que expuso que esta inclinación excede de los límites razonables para que una persona en silla de ruedas pueda transitar sin dificultad, con la consecuencia de que las PMR que deseen usar de esta pista deberán tener mucha fuerza en los brazos y unos frenos potentes a la hora del descenso. Atendiendo a este dato nos preguntamos… ¿qué pasará cuando esté mojado por la lluvia y se convierta en una pista de patinaje?

Futuro aparcamiento que dará acceso al tramo accesible

Pero no hablemos sólo del derecho de acceso a la naturaleza de las personas con discapacidad, pongamos de relieve también esa naturaleza que quieren visitar y que ha sufrido un gran impacto medioambiental, porque para realizar la obra se ha tenido que remover la tierra, destruyendo mucha de la microfauna que habita en ella y que en algunos casos puede llegar a ser única en ese lugar. Hablemos del resto de la fauna a la que le han modificado su hábitat; y, por qué no, de la flora endémica que se ha eliminado. Y después intentan convencernos de que no ha habido destrucción en el medio…

El Cabildo de Tenerife y Sinpromi, quien emitió un informe favorable a la ejecución de la obra apoyados por algunos colectivos con discapacidad, luchan por la accesibilidad universal. Montaña Para Todos también, pero nosotros nos adaptamos al medio, no adaptamos el medio a nosotros.

 

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies